Publicado: 3 de Abril de 2019 a las 13:38

RELATO DE VIAJES: Publicado Marzo 2019:  http://www.relatosdeviajes.es/2019/03/20/sushi/

Category: EspañaGastronomíaMalagueando Por Enrique 20 marzo, 2019

Hoy en día el mundo de la gastronomía se está saliendo de madre. Las nuevas tendencias luchan con la tradición, en un mercado donde el aparentar por encima del disfrute se está convirtiendo en un factor diferencial. Se abren nuevos restaurantes amparados por las corrientes, ahora de esto, ahora de lo otro. Quizá el producto o el servicio quedan en segundo plano. Grandes grupos, empresarios y asociados abren locales de espaldas muchas veces al comensal. El amor por la cocina se está difuminando, por eso creo que tiene mucho más valor el restaurante de Málaga del que voy a hablar a continuación.

Lujo asiático

En Rocío Tapas y Sushi se come, literalmente, de lujo asiático. Creo que hay pocos lugares en España donde se pueda comer tan bien, con un producto tan extraordinario y desarrollado con técnicas de alta cocina. Y todo con un precio más que ajustado para lo que es. Rocío Tapas y Sushi es una maravilla. Situado en la zona oeste de Málaga y regentado en plan familiar se esconde un templo gastronómico como pocos. Ríete tú de los nuevos gurús de la comida japonesa o de los restaurantes súper conocidos y a la vez sospechosos de servir tradición nipona. Espectacularmente bueno, barato para la calidad y la elaboración que tiene y guisado por un cocinero que puede llegar tan alto como quiera, este restaurante no tiene ninguna estrella Michelín porque quizá no reúne los requisitos de la famosa guía en cuanto a decoración o local porque en cuanto a cocina está más que a la altura. Juan Bautista García es un genio en la cocina, y además lleva trabajando durante muchos años codo con codo, ahora menos aunque sigue activo, con Masao Kikuchi, un maestro considerado de los pioneros en la cocina japonesa. Si unimos tapas españolas de calidad y recetas japonesas de alto nivel sale este restaurante, Rocío Tapas y Sushi.

Creo que hay pocos lugares en España donde se pueda comer tan bien, con un producto tan extraordinario y desarrollado con técnicas de alta cocina

La historia

Pero empecemos por el principio. Juan y Masao se conocieron en el extinto Guadalpín de Marbella, el español lucía una estrella Michelín gracias a su trabajo entre los fogones en Mesana y el japonés regentaba el prestigioso restaurante Taro. Cuando Guadalpín cerró, a Juan Bautista García le surgieron numerosas propuestas, algunas muy sustanciosas económicamente, pero su vocación de cocinero le empujó a abrir, junto a su mujer María José un restaurante. Como él dice, sólo quería darle de comer bien a la gente, y no se fue al centro de Málaga, se quedó en una zona junto al paseo marítimo donde también hay varios restaurantes a tener en cuenta como Tita Ché o el maravilloso italiano Lo Spuntino. La familia García Mezcua empezaba de cero con la hoja de ruta escrita, buen producto a buen precio. No hay más. Ante tal intención Masao Kikuchi se subió al carro. El maestro, ya de edad avanzada y con problemas de visión, había forjado una gran amistad con esta familia, quiso quedarse en Málaga y ayudar a esta familia con lo mejor que sabe hacer, cocinar.

Kikuchi es una autoridad absoluta en lo que a comida japonesa de calidad se refiere. Hoy en día parece que el sushi se ha popularizado tanto que cualquier cosa de arroz con pescado crudo es alta cocina japonesa. Y nada más lejos de la realidad. Con kikuchi se alcanza el máximo nivel. Este señor lleva toda la vida manejando cuchillos afilados y llevando la alta cocina japonesa por todo el mundo. Incluso cocinó para el emperador Hiroito en su país. En España fue el introductor de esta cocina allá por los años ochenta y aquí se quedó. Hoy en día Kikuchi aparece por el restaurante para dar el toque de calidad. No está alejado del todo ni en la vorágine diaria, pero formó a Juan Bautista García hasta hacerle ganar premios internacionales de cocina japonesa tradicional.

Kikuchi es una autoridad absoluta en lo que a comida japonesa de calidad se refiere

Ante tal presentación sólo cabe una pregunta, ¿se puede comer en Rocío Tapas y Sushi el mejor sushi del mundo? La respuesta es complicada, pero si atendemos a los argumentos podemos sospechar que sí. Las manos del maestro llevan setenta años haciendo sushi y los productos utilizados son los mejores que se pueden conseguir, así que técnicamente alguno le puede empatar en Japón. Otra cosa son los gustos, pero claro eso es particular de cada uno.

El restaurante

El local tiene una apariencia modesta, con el cartel del restaurante arriba y los horarios en una columna junto a la puerta. A la izquierda hay una puerta más pequeña que da a la cocina. La terraza da para cuatro o cinco mesas. Una vez dentro no tendremos ninguna sorpresa a simple vista, las mesas de madera, la barra en forma de L de frente a la izquierda y la ventana a la izquierda donde se ve la cocina conforman un lugar acogedor sin estridencias. En las paredes hay algunos motivos japoneses y en el centro una gran pizarra con las sugerencias del día. No esperemos un local lujoso con frescos en la pared, aparcacoches en la entrada, tenedores de oro o camareros afrancesados. Aquí se viene a comer bien, y a pagar por la comida no por la parafernalia de alrededor. Hasta la carta es sencilla.

La carta

La carta está dividida entre las especialidades japonesas y españolas. Los platos que reciben nombre en japonés nos lo pueden aclarar los camareros para no perdernos en términos que no entendemos o no pedir tal cosa por miedo a que no nos guste.

Estos platos te sacuden la cabeza, te enseñan lugares en las papilas gustativas que no conocías y te dejan una sensación de que hay que probarlo todo

Indispensables
  • Hamburguesita de pato con cebolla al oporto y mostaza de hierbas. Le das un bocado y te parece mentira que esté tan bueno. Muchas veces, hablando con amigos, les explico en qué consiste este plato y por qué me gusta tanto. Luego pienso que no debería ponerlo tanto por las nubes para no correr el riesgo de crearles unas expectativas y que después piensen que no es para tanto. Con este plato ocurre lo contrario, por más que diga que está tan bueno, el que lo prueba sigue sorprendiéndose. Es una hamburguesa de magret de pato, muy jugosa, con cebolla caramelizada al vino de oporto y mostaza verde de hierbas. Es pequeña pero contundente.
  • Gwa bao de cochinillo confitado con miso dulce picante. Es un bocadillo típico de las calles de Taiwan. La particularidad del pan es que está cocido al vapor, por eso tiene ese tacto tan delicado y esponjoso. Su elaboración no es fácil, de hecho en dos o tres restaurantes taiwaneses donde he preguntado no tienen este bocadillo por lo laborioso que resulta. El relleno es top, con ese cochinillo que provoca un cortocircuito en el paladar. Espectacular.
  • Sushi maki. Lo suyo es pedir un variado para probar más sabores. Aunque particularmente me quedo con el de bogavante. Una locura.
  • Atún rojo del mediterráneo. Da igual el que te pidas de la carta, el éxito está claro.
  • Torrija caramelizada con crema y helado de coco. Un postre semanasantero que aquí se sirve durante todo el año. Imprescindible.

Carta de bebidas

También está muy armonizada la carta de vinos, con variedad de zonas y de uvas. Desde un clásico Rioja hasta un Mencía de la Ribera Sacra. Desde un Albariño hasta un Verdejo de Rueda. Y ojo a los generosos para el postre con los maravillosos Pedro Ximénez. De licores podemos degustar el Sake japonés. Y en cervezas también hay posibilidad de tomar alguna nipona.

Aquí he señalado algunos platos que me encantan. Está claro que también hay otras maravillas, el ajo blanco, las empanadillas de rabo de toro… más las especialidades japonesas y españolas que le van surgiendo al cocinero diariamente. El mejor resumen es que cada uno, más allá del asesoramiento, elija según sus preferencias y también dejándose llevar. Aquí hay preferencias particulares, no platos mejor o peor hechos, se parte de un nivel top.

¿Se puede comer en Rocío Tapas y Sushi el mejor sushi del mundo? La respuesta es complicada, pero si atendemos a los argumentos podemos sospechar que sí        

Para comer o cenar en Rocío Tapas y Sushi lo conveniente es reservar ya que, sobre todo los fines de semana, suele estar completo. Hay clientes que llegan desde distintas ciudades andaluzas por el placer de degustar las maravillas del lugar y también probar los manjares creados por el maestro Kikuchi.

Estos platos te sacuden la cabeza, te enseñan lugares en las papilas gustativas que no conocías y te dejan una sensación de que hay que probarlo todo. En cualquier momento hay algo que te lleva a disfrutar de cierta gastronomía como un arte. No se sabe dónde está el techo de este equipo, el caso es que hay que disfrutarlo todo lo que podamos vaya a ser que reciba alguna estrella Michelín y no sea tan accesible como lo es ahora.

Rocío Tapas y Sushi


Calle Francisco de Cossio, 10
Málaga
Teléfonos de reservas: 620977723 – 652441209


Horarios:
De lunes a miércoles, abierto por la noche de 20:30 a 23:30 h
De jueves a sábado, abierto de 13:30 a 16:30 h y de 20:30 a 23:30 h
Domingos cerrado